• 0 item

    APRENDER A CAMINAR

    Cuando aprende a caminar un bebé

    Gatear Gateo Psicomotricidad

    Desarrolla su autonomía y confianza en sí mismo, a su propio ritmo

    Un logro muy importante en el desarrollo de tu hijo es aquel momento cuando logra dar sus primeros pasos. En ese momento, se marca un progreso en su crecimiento a su propio ritmo y tiempo. Para ello, es vital acompañarlo a través de algunas actividades o juegos que permitirán apoyar este gran aprendizaje.

    Cuando aprende a caminar un bebé

    Recordemos que los niños a partir de los 10 a 11 meses empiezan a presentar esta habilidad motriz, lo que nos indica el desarrollo de su autonomía, seguridad y confianza en sí mismo; así como a descubrir el entorno inmediato que lo rodea desde una perspectiva distinta. Sin embargo, hay ciertos factores que influyen y debemos tener en cuenta:

    1. Buen estado de salud y fuerza muscular.

    2. Desarrollo del sentido del equilibrio.

    3. Interés por caminar.

    Desde una etapa muy temprana, los bebés comienzan su desarrollo psicomotor. Esto les permite ir fortaleciendo su musculatura y aprendiendo a coordinar mejor sus movimientos.

    Según cada etapa de su vida, los niños lograrán desarrollar diversos movimientos, para cada uno de ellos necesitará de apoyo y vigilancia. Es importante que el niño se sienta completamente seguro, para poder avanzar a la siguiente etapa. Por ejemplo, para caminar, primero tendrá que aprender a ponerse de pie, pero antes de ponerse de pie tendrá que haber aprendido a sentarse. ¡Un paso a la vez!

    Debemos de ser observadores e identificar las siguientes acciones, para saber que el niño ya está preparado para caminar por si solo:

    • Gatea y logra ponerse de pie.

    • Logra agacharse a recoger un juguete.

    • Empieza a dar sus primeros pasos de forma lateral, sosteniéndose de algún objeto.

    • Se apoya tanto en una pierna como en la otra.

    Actividades para que tu hijo empiece a caminar

    Imagen

     

    1. Caminar descalzo: Ofrécele a tu hijo la libertad para desplazarse descalzo sobre una superficie lisa, jardín u otro tipo de suelo que le permita adaptar la planta de sus pies y ejercitarlos. Siempre vigilando su seguridad y comodidad.

    2.   Ambiente atractivo: Es importante crear un espacio ideal que le brinde la motivación suficiente para empezar a dar sus primeros pasos. Por ejemplo, en su área de juego podemos colocar diversos juguetes en una caja e invitarlo a sacarlos y devolverlos a su lugar. Esto permitirá ejercitar la postura. También, podemos colocar fotografías, láminas o globos pegados en la pared que resulten atractivos a simple vista. Si tenemos un librero podemos invitarlo a sacar algunos cuentos o recursos de interés. Lo importante es captar su atención y motivarlo para que quiera desplazarse.

    3.  Ponte a su altura: Mantén el contacto, juega con tu hijo extendiendo las manos para que vaya hacia ti. También, puedes cantar una canción que mencione su nombre y realizar juegos de abrazos.

     

    4.  Arnes para aprender a caminar: Usando un pañuelo o tela grande se sujetará alrededor del pecho como cinturón y tomándolo por la parte posterior, el niño empezará a andar. De esta manera, podrán movilizarse mejor y sin molestias. Nos daremos cuenta, como poco a poco lo iremos soltando y aflojando la telita hasta que logre el equilibrio. Se aconseja hacer movimientos repetitivos y balanceo para perfeccionar la técnica.

    5. Uso del caminador: Es un juguete ideal que permitirá a nuestros hijos empujar y avanzar. Estos materiales presentan ruedas antideslizantes que ayudan a darle mayor seguridad a su desplazamiento. Mejoran la postura para caminar y motivan el movimiento erguido.

    6. Desplazamiento con obstáculos: Se deben colocar diversos objetos como cojines, rodillos, aros de plástico, cajas, almohadas distribuidas en el piso, de manera que nuestro hijo logre levantar los pies y se desplace. Siempre teniendo en cuenta la seguridad del niño.

    7.  Jugando con burbujas: Siéntate junto con tu hijo y juega a realizar burbujas, estas llamarán su atención y lo motivará a levantarse y seguirlas. 

    8.  Ula Ula: Podemos usar un aro ula ula de diámetro pequeño de 35 a 50cm de diámetro aprox. para que nuestro hijo se sostenga de un lado y guiarlo.

    9. Jugamos a los agachaditos: Sostén las manos de tu pequeño y agachense juntos ligeramente, flexionando las rodillas haciendo que suba y baje. Luego, se debe realizar el ejercicio sin sostenerlo, hasta que mantenga el equilibrio.

    ¿Qué precauciones debo tomar en esta etapa?

    En esta etapa, nuestros hijos se van a desplazar por todas partes, sin embargo, también se enfrentarán a algunos riesgos, por ello te brindamos algunos consejos que te ayudarán en el proceso:

    • No dejar a los niños pequeños solos cerca del agua (bañera, piscina, estanque, etc.). El ahogamiento es la principal causa de muerte o lesiones en esta edad.

    •  Cierra con llaves las puertas que conduzcan a sitios peligrosos.

    • Asegúrate de que tu casa es segura para niños pequeños colocando tapas de seguridad en todas las tomas de corriente.

    • Colocar los electrodomésticos de la cocina, la plancha, calentadores (o todo aquello que signifique un riesgo), lejos del alcance de los niños.

    • Guarda los objetos punzantes como tijeras, cuchillos, bolígrafos u otros en un lugar seguro.

    • Usa protectores para las esquinas de los muebles en las áreas donde tenga más probabilidad de jugar.

    • Coloca todos los productos tóxicos en un cajón bajo llave. Mantén fuera de su alcance medicinas, limpiadores, insecticidas u otras soluciones químicas.

    • Si durante su aprendizaje se cae, debes mantener la calma. El bebé también nota cuando te asustas y él también puede generar miedo a caminar, si teme caerse. Para que el aprendizaje sea seguro, se recomienda acondicionar los espacios para evitar todo tipo de accidentes y caídas que le puedan hacer daño.

    • Es importante, que nuestros hijos se desplacen sobre superficies seguras como los flexipisos que son amortiguadores de posibles caídas.

    • Durante sus movimientos procura  una vigilancia permanente.

    Se pueden considerar estas mismas precauciones para la etapa del gateo. Debemos tener en cuenta los diferentes tips o recomendaciones para que el proceso de aprender a caminar sea una experiencia positiva tanto para los niños, como para los padres. Disfruta cada etapa de tu hijo y disfruta sus logros hacia la meta: aprender a caminar.

    Imagen