• 0 item

    MÁS TIEMPO PARA JUGAR

    Juegos para cuidar bebés según su edad

    Juegos en Casa Yo me quedo en casa

    “Lo que uno ama en la infancia se queda en el corazón para siempre”, Jean-Jacques Rousseau

    El juego en la niñez

    El juego y el aprendizaje son una parte importante de nuestra niñez. La dinámica del juego y los propios juguetes ayudan a cada niño a conocerse, descubrir y desarrollar día a día, su personalidad en diferentes aspectos; como, por ejemplo: el área socioemocional, la motricidad, el lenguaje y la creatividad. Los juegos implican aprendizaje, estimulación y toda una experiencia en su desarrollo. Por ello, es esencial incentivar esta dinámica desde una temprana edad. Sabemos que entre los 0 y 3 años el contenido de los juegos está muy influenciado por el desarrollo evolutivo en el que se encuentra el niño. Es así que, el juego para un bebé de pocos meses no será el mismo para un niño de 2 a 3 años. Hay un juego para cada edad y la participación de los padres es primordial para elegir la dinámica correcta.

    Objetos de juego

    Los objetos cumplen un rol importante en el juego, pero recordemos que este se define según el tiempo y momento adecuado para el niño. Es por ello que, para jugar con su hijo, se recomienda buscar espacios en los que realmente lo desee. Es bueno estar atentos a las reacciones y estados naturales como el sueño, la vigilia, el llanto, etc. Además, de estar dispuestos a escuchar y atenderlo según su nivel de comunicación y su comodidad.

    El juego se puede desarrollar en diferentes entornos físicos: dormitorio, salón, parque, campo, playa, etc. Si el juego se va a desarrollar en casa, se debe cuidar la organización y cada detalle para crear un espacio seguro para jugar. Además, aconsejamos que los juegos se realicen con distintas personas, esto mejora el nivel de sociabilidad y favorece su propio desarrollo. Se pueden incluir distintos actores en el juego, como familiares, vecinos o compañeros de guardería.


    Es importante, aprender a disfrutar cada juego según la etapa de nuestros hijos. En un primer momento, los niños pueden pasar largos ratos simplemente contemplando o jugando con sus manos y pies, o quizás oyendo los ruidos que emiten ellos mismos. Con el tiempo, este juego o entretenimiento individual se transformará en un juego en paralelo (al lado de alguien) y finalmente terminará siendo un juego imitativo (juego en grupo).

    Sugerimos algunos juegos para cuidar bebés, según su edad:

    Del nacimiento a los 6 meses

    • El aprendizaje divertido puede comenzar con la primera sonrisa del bebé.

    • Responder con una sonrisa suya es una manera de jugar y enseña al bebé una habilidad socioemocional fundamental: "Puedes llamar mi atención y obtener una sonrisa mía cuando quieras: tan solo tienes que sonreír".

    • Imite los balbuceos de su bebé y mantengan una "conversación" usando los sonidos del bebé como indicador. Creen juntos un lenguaje único.

    • Muestre a su bebé objetos interesantes, como un juguete de colores brillantes o que llame su atención.

    • Colóquelo en distintas posiciones para que pueda ver el mundo desde distintos ángulos.


    De 7 a 12 meses

    • Es importante crear un lugar seguro para gatear y explorar.

    • Ofrezca a su bebé oportunidades de aprender y comprender que sus acciones causan un efecto, por ejemplo: coloque algunos juguetes al alcance de él para que pueda tomarlos y jugar con ellos.

    • Use un espejo para mostrar a su bebé sus distintas expresiones.

    • Jueguen a "no está... ¡acá está!", un clásico juego donde debe esconder su rostro detrás de las manos y luego, volver a aparecer.

    De 1 a 3 años

    • Ofrezca a su hijo distintos objetos como: bloques de construcción, envases vacíos, cucharas de madera y rompecabezas. Los objetos sencillos y poco costosos constituyen algunas de las mejores formas de fomentar la creatividad de un niño. Recuerde: lo que enriquece a los niños es la presencia y la atención de sus padres y sus cuidadores.

    • Bríndele el espacio a su hijo para jugar con otros niños de su edad. Entre los juegos para bebés de 2 años, el contacto con otros niños de la misma edad, es una gran alternativa para generar la socialización, supervisado siempre por los padres.

    • Ayude a su hijo a explorar su cuerpo mediante distintos movimientos, por ejemplo, caminar, saltar y pararse en una pierna.

    • Desarrolle juegos de simulación, por ejemplo: simular estar bebiendo de un vaso vacío u ofrecer juguetes que permitan realizar una simulación.

    • Fomente juegos de imitación basados en cuentos.

    • Canten y jueguen con ritmos para que el niño pueda aprender y unirse a la diversión. Comience a presentarle algunos juegos adecuados para la edad, como Simón dice.

    De 4 a 6 años

    • Cuente a su hijo historias y hágale preguntas sobre lo que recuerda.

    • Juegue a representar escenas imaginarias, roles y actividades.

    • Permita a su hijo intercambiar entre juegos imaginarios y reales, por ejemplo: jugar a la casita y ayudar con las tareas del hogar.

    • Programe tiempo para que su hijo interactúe con amigos y así practique la socialización y la formación de amistades.

    • Aliente a su hijo para que pruebe una variedad de movimientos en un lugar seguro, por ejemplo: saltar, columpiarse, trepar y hacer volteretas.

    Tipos de juego y sus beneficios

    Cada juego donde su hijo participe representa un aprendizaje importante y una manera de ir descubriéndose y explorando su pequeño mundo. Aquí les contamos algunos de los beneficios que causan los juegos en los niños:

    Juego con juguetes y objetos

    En los juegos con objetos, los bebés usan sus destrezas sensoriales y motrices para explorar sus propiedades y hacer “experimentos” como lo haría un pequeño científico. Por ejemplo, para aprender si un objeto es sólido, es probable que lo golpeen contra el piso. Además, los niños en una edad preescolar hacen uso de los objetos para representar ideas o conceptos abstractos mediante el simbolismo. Un ejemplo clásico y que todos conocemos es usar una banana simulando que es un teléfono.

    Juego físico

    La diversión física, como el juego libre durante el recreo, ayuda a desarrollar las destrezas motrices, previene problemas de obesidad infantil y fomenta la inteligencia emocional. La sutil emoción que provoca el tobogán en un patio de recreo, por ejemplo, permite al niño adquirir confianza para arriesgarse en un entorno relativamente seguro. El niño conoce la adrenalina y la diversión como un impulso positivo para actuar y desenvolverse.

    Los juegos tales como pato-pato-ganso y la mancha (la lleva/pega pega) también ayudan a los niños a forjar otras habilidades socioemocionales tales como la empatía, ya que aprenden sobre el cuidado hacia los demás. Reconocen la importancia de no hacer daño ni golpear a niños de su entorno durante el juego.

    Juego al aire libre

    El juego al aire libre es de particular importancia porque permite a los niños usar todos sus sentidos para forjar habilidades, tales como: la percepción espacial y el equilibrio. Además, está comprobado que puede incluso mejorar la capacidad de atención del niño. Según los estudios, los niños pequeños de escuelas donde el recreo es mayor, tienen mayor éxito académico con el correr de los años.

    Juego simulado/simbólico

    Este tipo de juego permite a los niños pequeños experimentar con distintos roles sociales y aprender a cooperar. Disfrazarse, imitar y realizar juegos imaginarios fomenta la creatividad y forja habilidades más complejas de negociación, comunicación y lenguaje.

    Hemos ilustrado desde muchas perspectivas la importancia de los juegos como una oportunidad para el autoconocimiento y el descubrimiento del mundo. Es esencial generar espacios para jugar, pues a través del juego, ayudamos a los niños a crecer, aprender y descubrir. Cada juego guía el camino para convertirse en un adulto curioso, creativo, sano y feliz, con herramientas y habilidades necesarias para enfrentar la vida. 

    Recuerda, la próxima vez que su hijo le pida que juegue con él o ella, ¡no rechace esa oportunidad! Disfrute del juego y comparta la alegría del descubrimiento mientras su hijo explora, aprende y crece.